Poner una denuncia en hacienda es tan fácil como entrar en su página web y en la izquierda acceder al apartado “Denuncia tributaria”, eso sí, nos pedirá certificado electrónico o clave pin.

Una de las fuentes de denuncias suele ser un trabajador despedido.

También puede ser un negocio quien denuncia a otro, los responsables del primero suelen estar convencidos que les hacen competencia desleal y básicamente que la empresa a la que demandan actúa sin aplicar el IVA.

Otras veces son maridos o mujeres que, enfrentados por el reparto de los bienes o la cuantía de las pensiones en sus divorcios, deciden poner en conocimiento del fisco algunos bienes, empresas, contratos o ingresos no declarados.

Pero no por poner una denuncia va a desembocar en una inspección. Salvo que aportemos pruebas fehacientes del fraude, aproximadamente un 10% de las denuncias desemboca en la apertura de un procedimiento de inspección. Aunque una denuncia se archive, se conserva en los sistemas informáticos de la AEAT para su posible utilización futura. En ocasiones, es la reiteración con la que se reciben denuncias de una empresa lo que llama la atención de la Inspección y desencadena una comprobación.

A %d blogueros les gusta esto: